Mi Equilibrio natural

Equilibrio natural, mujeres altamente sensibles

¿Tú con quien te identificas? ¿Con una persona altamente sensible (PAS) o con un buscador de sensaciones intensas (BSI)?

A mí me han tocado las dos a la vez. Ósea que básicamente es una probabilidad como ganar la lotería que te tocan las dos características que no se parecen en nada y además se contradicen. Una necesita estabilidad, paz y tranquilidad para sentirse bien, y otra experiencias variadas, novedosas, complejas e intensas para que no se aburre. Y ahora dime tú, como hacer para que las dos están cubiertas y no tengas una lucha interior constantemente.

Las personas altamente sensible nos sobrexcitamos mucho más rápido como otras personas, pero a la misma hora los buscadores de sensaciones intensas nos aburrimos mucho más rápido de lo normal. Y me pregunto: ¿Sabéis llevar estas dos características de tu ser? Si os ha tocado os debo decir que tenéis una suerte enorme de poder explorar estas dos características que no son nada fácil de balancear.

Todos estamos buscando nuestro equilibrio natural. Y dependiendo de la persona que eres, dependiendo del temperamento que tienes, dependerá como y donde encontraras un nivel óptimo de excitación. Me refiero de excitación de las sensaciones y no excitación sexual. Si eres un buscador de sensaciones intensas (BSI) y a la misma vez una persona altamente sensible (PAS) tienes un trabajo interior un poco más complicado. Porque a la misma hora que te encanta estar sola o solo, mueres de ganas por socializarte. A la misma hora que te encanta el adrenalina y saltar de la roca más alta de la isla, eres consiente sobre todas las consecuencias que podría causar este salto y como deberías protegerte, pero aun así quieres saltar. Y de aquí viene la lucha interior; quiero una relación amorosa, duradera, verdadera, pero después de un tiempo me empiezo a aburrir de la misma pareja. Quiero apuntarme al baile, me encanta bailar, pero después de aprender todos los pasos, ahora me gustaría probar el boxeo. Y esta lucha interna así todos los días, hasta que te das cuenta que puedes jugar con ella y sentirte plena/o igualmente.

Por ejemplo a lo largo de la vida he visto que cumplir con mi rutina de mañana es importante, pero al llegar al día quince con la misma rutina ya no puedo, ya necesito cambiar algo.

Y así es como lo hago yo; me hago una rutina, pero a la misma hora dentro de esta rutina intento cambiar un poquito. Si tengo por ejemplo una rutina de mañana que conlleva: té, desayuno, ejercicios, meditación, diario de agradecimiento, etc, intento hacer todo, pero por ejemplo después de unos días, cambio el desayuno, en vez de un bol de fruta, me hago tostadas con aguacate, en vez de practicar siempre Yoga, me voy unos días a nadar, en vez de tener la misma meditación, hago otra… Pero aun así no olvido de mi rutina. Porque salirme de ella no me hace bien, lo tengo más que comprobado. O salgo de ella debe se cuándo, pero a lo largo veía que una dirección fija es necesaria para mí. Fija pero con cambios de colores. Espero que me entendéis.  Si no tengo una dirección fija, un eje en mi vida, voy como una loca sin cabeza y ahí viene la sobrexcitación que al final conlleva el estrés, agotamiento energético, ansiedad etc. Y no es lo que queremos no. Así que hay que jugar y ser creativo no solamente en el arte pero también en organizar y gestionar tu vida cotidiana.

Me gustaría compartir unas palabras, de la Dra. Elaine N. Aron que escribió sobre este tema y me ha gustado mucho. Tanto que ni siquiera quiero cambiarlas pero si compartirlas con vosotros.

“Todo organismo vivo ya en si intenta mantener un nivel óptimo de excitación, y los seres humanos hacemos ajustes durante todo el día para mantener ese nivel; ponemos la radio para incrementar la excitación, dormimos la siesta para reducirla, llamamos a una amiga para incrementarla, apagamos la televisión para mitigarla etc. Pero también lo hacemos sobre intervalos de tiempo más prolongados como, por ejemplo para incrementar la excitación, evitando el divorció para reducirla, viajando al extranjero para potenciarla, yéndonos a vivir al campo para mitigarla. Etc.

La única diferencia en el caso de las PAS es que nosotras nos sobreexcitamos un poco antes que el resto de la gente. Esto significa que una situación que proporcione un nivel de excitación óptima para las demás personas puede ser excesivo para nosotras. Y lo que es óptimo para nosotras puede ser aburrido para un no-PAS1.”

Y aquí es donde me di cuenta que para estar contenta con las dos características (la PAS y el BSI), hay que jugar con el tiempo. En vez de estudiar o bailar 4 horas seguidas, voy a bailar solo 1 hora y luego me tomo un descanso. En vez de tener un trabajo de la misma rutina cada día, elijo un trabajo que permite expresar mi creatividad y explorar nuevas ideas pero a la misma hora también tengo tiempo para permitirme el descanso. En vez practicar el mismo deporte cada día lo mismo, escucho mi cuerpo y escojo el deporte que en este momento me apetece. Y así, es una vida de otra manera, con cambios rápidos y con mucho descanso pero igual de rica y sencilla como de todos. Espero que os haya gustado este escrito, me resulto muy útil y me hacía ilusión compartirlo con vosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable: Diana Hudolin
Finalidad: La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar la consulta que realizas en este blog.
Legitimación: Tu consentimiento explícito de que quieres recibir esta información
Destinatarios: Los datos que me facilitas están en mi servidor de web y email OVH y en los servidores de Google Drive, todos ellos que cumplen con la RGPD
Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@dianahudolin.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.